السبت 30 المحرّم 1439
Sábado Muharram 30 1439
Sábado Octubre 21 2017

                        

bissmillah

Menú

                             ¿Por qué el Islam?

 

 

 

 

Vamos a hablar francamente. Casi nunca los no musulmanes estudian el Islam hasta que no hayan agotado la religión a la que han sido expuestos.  Sólo después de sentirse insatisfechos con su religión, el judaísmo, el cristianismo y todos los "ismo" de moda – budismo, taoísmo, hinduismo (y, como agregó una vez mi hija menor, "turismo") – recién entonces consideran el Islam.

 

Es probable que otras religiones no respondan las grandes preguntas de la vida, como "¿Quién nos creó?y "¿Por qué estamos aquí?"  es probable que otras religiones no reconcilien las injusticias de la vida con un justo y razonable Creador.  Es probable que encontremos hipocresía en el clérigo, principios de fe insostenibles en el canon, o corrupción en las escrituras.  Cualquiera que fuese la razón, percibimos defectos en las religiones que conocemos, y miramos en otros lados.  Y el último "otro lado" es el Islam.

 

Ahora, a los musulmanes no les gustaría escucharme decir que el Islam es el "último otro lado". Pero lo es.  A pesar del hecho de que los musulmanes comprenden de un cuarto a un quinto de la población mundial, el medio no musulmán desprestigia al Islam con calumnias tan horribles que muy pocos no musulmanes ven esta religión de forma positiva.  De ahí, que es normal que sea la última religión que investiguen.

 

Otro problema es que para cuando el no musulmán examina el Islam, otras religiones habrán agrandado su escepticismo: Si cada escritura "Enviada por Dios" que hemos visto es corrupta, ¿como puede ser la islámica diferente?  Si los charlatanes han manipulado las religiones a su deseo, ¿Como podemos imaginar  que no haya pasado lo mismo con el Islam?

 

La respuesta se puede formular en muy pocas líneas, pero se necesitan libros para explicarla.  La respuesta corta es la siguiente: Existe un solo Dios.  Él es justo y razonable, y quiere que alcancemos el Paraíso.  Sin embargo, Dios nos ha colocado en esta vida como una prueba, para evidenciar lo malo de lo bueno.  Y estaríamos perdidos si nos abandonaran a nuestra suerte.  ¿Por qué?  Porque no sabemos lo que él quiere de nosotros.  No podemos manejar los giros y las vueltas de la vida sin su orientación, y por eso, Él nos ha guiado a través de revelaciones.

 

Seguramente, las religiones previas han sido corrompidas, es por eso que tenemos una cadena de revelaciones.  Pregúntate a ti mismo: ¿Por qué Dios enviaría otra revelación si las escrituras anteriores fuesen puras?  Sólo si las escrituras anteriores fuesen corrompidas Dios enviaría otra revelación, para mantener a la humanidad en el camino correcto que Él ha designado.

 

Por lo tanto es de esperarse que las escrituras estén corrompidas, y es de esperarse que la última revelación sea pura e inalterada, si fuese impura también  debería ser remplazada, ya que no nos podemos imaginar a Dios que nos lleve por el mal camino.  Lo que podemos imaginar es a Dios entregándonos una escritura, y al hombre corrompiéndola otra vez… y otra vez, y otra vez.  Hasta que Dios envía una última revelación que promete que permanecerá inalterada hasta el final de los tiempos.

 

Los musulmanes consideran esta última revelación como el Sagrado Corán.   Debe considerarse… digno de ser visto.  Por lo tanto, volvamos al título de este artículo: ¿Por qué el Islam?  ¿Por qué deberíamos creer que el Islam es la religión de la verdad, la religión que posee la revelación pura y final?

 

"Oh, solo confíen en mi."

 

Ahora, ¿Cuántas veces han escuchado esa frase?  Un conocido comediante solía decir que la gente de distintas ciudades decía palabrotas de los demás de diferentes maneras.  En Chicago, hablaban de la gente de esa manera, pero en Nueva York sólo decían: "Confía en mí".

 

Por lo tanto, no confíen en mí, confíen en el Creador.  Lean el Corán, lean libros y estudien las páginas Web sobre el Islam. Pero sea lo que sea que hagan, háganlo, tómenselo como algo serio, y recen al Creador para que los guíe.

 

Su vida puede no depender de ello, pero su alma definitivamente si.

 

Por: Dr.Laurence B. Brown, licenciado en Medicina, especialista en Oftalmología y Oficial de las Fuerzas Armadas Americanas. 

 

Go to top TOPlist