الإثنين 28 ذو القعدة 1438
Lunes Dhul-Qadah 28 1438
Domingo Agosto 20 2017

                        

bissmillah

Menú

             Testimonio de Historiadores, Escritores y Filósofos

 

 

Es extraño encontrar personas con el corazón lleno de odio, acusando al Profeta Muhammad (la paz sea con él) de violencia y crueldad, o que haya propagado la religión del Islam con la espada.

Pero la verdad fue dicha por grandes hombres del conocimiento, de la ciencia y de la sabiduría. Ellos respondieron y rechazaron estas falsas acusaciones.

 

 

respuesta: académico Louis Sédillot.

Uno de los más eminentes defensores del Profeta, un hombre que demostró la falsedad de estas acusaciones, es el historiador francés Louis Sédillot. Él escribió: Es como una distorsión de los hechos de la historia, cuando algunos escritores acusan al Profeta Muhammad (la paz sea con él) de crueldad. … Ellos olvidan que no escatimó esfuerzos para eliminar el deseo heredado de venganza entre los árabes; a pesar del hecho que la venganza estaba esparcida en arabia como la esgrima estaba en Europa. Ellos no leen las Aleyas del Corán por las cuales el Profeta rompió el horrible hábito de enterrar vivas a las niñas recién nacidas. Ellos nunca piensan en el perdón que concedió a sus peores enemigos luego de la conquista de La Meca. Tampoco consideran la misericordia que mostró hacia muchas tribus durante la guerra. … ¿Saben que nunca abusó de su poder para llenar el deseo de crueldad? Si alguno de sus compañeros cometía un error, él lo detenía y lo corregía. Es bien sabido que rechazó la opinión de su compañero cercano Omar Bin Al Khattab en cuanto a matar a los prisioneros de guerra. Cuando llegó el momento de castigar a Bani Quraydha, dejó la sentencia a Sad Bin Muath, quien solía ser el aliado de Bani Quraydha. También perdonó al asesino de Hamza, y nunca rechazó solicitudes de bondad y perdón.” Louis Sédillot, citado del libro “El Islam, entre la equidad y la ingratitud”, página 134.

 

 

2ª respuesta: Dra. Karen Armstrong.

La investigadora Karen Armstrong escribió en la introducción de su libro “Muhammad: la biografía del Profeta”: “Es incorrecto suponer, como algunos dicen, que el Islam sostiene la violencia e intolerancia en su esencia. El hecho es que el Islam es una religión global, y no es, para nada, caracterizada por atributos agresivos del Oriente contra el Occidente.” (2)

Algunos occidentales encontraron que estas acusaciones son causadas por antiguos resentimientos. Armstrong continua diciendo: “Nosotros, en el oeste, estamos en necesidad de liberarnos de algunos antiguos resentimientos. Y tal vez sería bueno comenzar con el Profeta Muhammad (la paz sea con él).  Él fue un hombre muy compasivo. … Él fundó una religión y una tradición cultural que no se basó en la espada, a pesar del mito occidental, y cuyo nombre ‘Islam’ significa paz y reconciliación.” (3)

 

 

3ª respuesta: Dyson.

El escritor alemán Dyson dice: “Es un error de uno mismo el creer lo que otros tratan de promover sobre el Islam, que su progreso y establecimiento se debe a la espada. La causa principal de la expansión del Islam se debe a esta hermandad religiosa, y a la nueva vida social que preparó y hacia la cual llamó. También se debe a la honorable vida conducida por el Profeta Muhammad (la paz sea con él) y a los califas posteriores a él. Sus vidas estaban llenas de virtud y sacrificio a un nivel que le dio al Islam un gran e insuperable poder.” (4)

 

4ª respuesta: Reinhart Dozy.

El erudito neerlandés Dozy clarifica y asegura que el Profeta Muhammad (la paz sea con él) no obligó a nadie a abrazar al Islam. Él dice pocas, pero decisivas palabras: “¡No fue forzado a nadie!” (5)

No hay una sola prueba de que el Profeta Muhammad (la paz sea con él), ni siquiera por una vez, haya obligado a un ser humano a abrazar el Islam, ni siquiera con presión emocional. Entonces, ¡¿cómo es verdad que utilizó violencia y espadas?!

 

5ª respuesta: Gustave Le Bon.

El gran historiador Gustave Le Bon argumenta: “El Islam no se propagó por la espada, sino sólo por la predicación. Sólo por eso fue aceptado por el pueblo que derrotó a los árabes recientemente, como turcos y mongoles. El Corán llegó a India, el lugar donde los árabes eran sólo transeúntes. … y no fue menos extendido en China, donde los árabes no conquistaron tierras.” (6)

Y agrega: “El poder no fue un factor en la propagación del Islam; eso se debe a que los árabes dejaron a la gente que vencieron libres para practicar su propia religión.” (7)

 

6ª respuesta: Laura Veccia Vaglieri.

La escritora italiana Laura Veccia Vaglieri expresa: “El Islam no permite esgrimir una espada, excepto en legítima defensa; prohíbe totalmente la hostilidad. La Ley del Islam permite la batalla en defensa de la libertad de conciencia para establecer la paz y garantizar la seguridad y el orden.” (8)

Eso fue lo que ocurrió en varias batallas, como la batalla de Badr (Ramadán 17, año 2 d.H. o abril del año 624 d.C.); la batalla de Uhud (Shawal, año 3 d.H. o abril del año 624 d.C.), y en la batalla de Al Ahzab (Shawal, año 5 d.H. o marzo del año 627 d.C.). Todas ellas fueron batallas en defensa propia.

Otras batallas, como la batalla de Qaynuqa (sábado 15 de Shawal, año 2 d.H. o 9 de abril del año 624 d.C.), la batalla de Nadir (Rabi Awal, año 4 d.H. o agosto del año 625 d.C.), la batalla de Qurayza (Dhi Al Qida, año 5 d.H. o abril del año 627 d.C.), y la batalla de Khaybar (Muharram, año 7 d.H. o mayo del año 628 d.C.), fueron todas resultados de la traición, alianza en contra de los musulmanes, violación de acuerdos, e intentos de asesinar al Profeta (la paz sea con él).

 

7ª respuesta: Thomas Carlyle.

Las palabras del académico Thomas Carlyle son suficientes para probar que el Profeta (la paz sea con él) no propagó el mensaje del Islam con la espada. Dijo: “Acusar a Muhammad (la paz sea con él) de confiar en la espada para que la gente responda a su predicación ¡es un sin sentido incomprensible!” (9)

Él explicó además: “Se ha dicho mucho de la propagación religiosa de Muhammad por la espada. … Si se toma esto como argumento de la veracidad o falsedad de una religión, hay un error radical en ello. La espada, sí, pero ¿dónde hallaremos nuestra espada? Cada nueva opinión, en su inicio, es precisamente una individualidad. Siendo uno sólo el que tiene fe en ella entre todos los vivientes, siendo por lo tanto uno el que se opone a todos los demás. Poco conseguiría en empuñar una espada emprendiendo la propaganda. ¡Primero debe conseguir su espada! En general, una cosa se propagará por sí misma si puede. Tampoco desdeñó la espada la religión cristiana cuando la tuvo. Carlomagno no convirtió a los sajones por la predicación. Me importa muy poco la espada, permito que una cosa luche en este mundo con una espada, lengua o cualquier arma que tenga o pueda conseguir. Podemos dejar que predique, publique folletos y luche con todo el empuje que pueda; emplee pico y garras, aquello de que disponga; lo cierto es que a largo plazo sólo conquistará lo que merezca ser conquistado. Lo único a que puede vencer, es lo inferior a ella, lo superior nunca. En este gran duelo, la naturaleza misma es la jueza, y no puede equivocarse: lo que está más arraigado en la naturaleza, lo que llamamos más verdadero, eso y no otra cosa crecerá al final.” (10)

 
8ª 

8ª respuesta: M. K. Ghandi:

"…Estoy más convencido que nunca de que no fue la espada lo que conquistó un lugar para el Islam en aquellos días. Fue más bien la simplicidad rígida, la modestia total del Profeta, sallallahu ‘alaihi wa sallam, el escrupuloso cumplimiento de sus promesas, su intrepidez, su valentía, su absoluta fe en Al-lah y su propia misión. Esto, y no la fuerza, es lo que lo llevó a tener éxito y a superar todos los problemas que se le presentaron". Young India, 1924. 

 

 

9ª respuesta: Edward Gibbon:

"El más grande éxito en la vida del Profeta Muhammad, sallallahu ‘alaihi wa sallam,  se debió únicamente a su fuerza moral y sin la intervención de la espada". Historia del Imperio Sarraceno. Londres, 1870.

 

 

10ª respuesta:A. S. Tritton:

"La imagen del soldado musulmán con una espada en una mano y el Corán en la otra es completamente errónea". Islam. Londres, 1951. Pág. 21.
 

 

11ª respuesta: De Lacy O'Leary:

"La historia deja en claro que el mito de fanáticos musulmanes arremetiendo por todo el mundo e imponiendo el Islam por la fuerza sobre los pueblos conquistados es una de las cosas más increíblemente absurdas que los historiadores jamás hayan dicho".

El Islam en una Encrucijada. Londres, 1923. Pág. 8.

 

 

 

12ª respuesta: K.S. Ramakrishna Rao:

"Mi problema al escribir esta monografía no ha sido tan grave, ya que ahora no se nos presenta por lo general una historia tan distorsionada y no se requiere de mucho tiempo para detectar las injurias hechas contra el Islam. Por ejemplo, la teoría del Islam y la espada no se nombra más en ningún lugar decente. El principio Islámico de: 'no hay obligación en la religión', es un precepto bien conocido".

Muhammad, El Profeta del Islam. Riad, 1989. Pág. 4.

 

 

13ª respuesta: James A. Michener:

"Ninguna otra religión en la historia se expandió tan rápido como el Islam… En Occidente se tiene la noción de que esto fue posible gracias a la espada. Sin embargo, ningún erudito de hoy en día acepta esa idea, y el Corán es muy explícito en apoyar la libertad de conciencia".
Islam – La religión mal interpretada, Readers' Digest (Edición Americana). Mayo de 1955.
 
 
 

 

14ª respuesta: Lawrence E. Browne:

"Por cierto, estos hechos bien establecidos pasan a borrar las ideas tan ampliamente difundidas en escritos cristianos de que los musulmanes obligaban a la gente a aceptar el Islam por la fuerza a donde quiera que iban".La Perspectiva del Islam. Londres, 1944.

 

 

 

 

15ª respuesta: Sigrid Hunke

La orientalista alemana Sigrid Hunke en su libro Dios es diferente rechaza la pretensión de que el Islam ha sido divulgado por la espada al aclarar que "La tolerancia de los árabes ha desempeñado un papel decisivo en la extensión del Islam, al contrario de la pretensión de que esta religión ha sido divulgada mediante el fuego y la espada, algo que se considera como una gran falacia contra esta religión", y también que: "Los adeptos de otras religiones, como los cristianos, los judíos, los sabeos y los idólatras, insistían ellos mismos voluntariamente a convertirse al Islam Sigrid Hunke: Allah ist ganz anders, Horizont verlag, 1980, p. 421; y también nuestro libro: El Islam en el espejo del pensamiento occidental, op. cit. Pp. 106 y ss.

 

16ª respuesta: León Tolstoi

El gran escritor ruso, León Tolstoi, que contribuyó grandemente a la literatura y a la historia de Rusia y fue autor de obras tan emblemáticas como Guerra y Paz es conocido también por su labor como pensador y filósofo.

Dijo : "En lo que se refiere al hecho de preferir el Islam por encima del cristianismo ortodoxo..., puedo decir que simpatizo plenamente con tal conversión. Esta afirmación puede resultar extraña en mí, que valoro los ideales cristianos y las enseñanzas de Cristo en su sentido puro más que ninguna otra cosa en el mundo. No tengo duda de que el Islam es en su acepción más externa una ideología superior a la de la Iglesia Ortodoxa. Por lo tanto, si existieran sólo dos opciones: adherirse a la Iglesia Ortodoxa o al Islam, cualquier persona sensata no dudaría en su elección y preferirá aceptar el Islam con su principio de creer en un solo Dios y en Su Profeta en lugar de los complejos e incomprensibles dogmas teológicos tales como la Trinidad, la redención, los sacramentos, los santos y sus imágenes y las complicadas ceremonias..."

 

 

 

17ª respuesta: Johann Wolfgang von Goethe

Johann Wolfgang von Goethe, está considerado como el mejor escritor en lengua alemana de todos los tiempos, además de Poeta, Pintor, humanista, Científico y Filósofo. El nombre de Goethe ha sido dado al Instituto estatal de Alemania que está encargado de difundir el idioma alemán en todo el mundo, así como a incontables instituciones.

En sus Notas y Ensayos al Diván Escribió:

Cualquiera podría maravillarse por la gran eficiencia del Libro. Esto es por lo que ha sido declarado como 'increado' por sus reales admiradores (los musulmanes)”. A esto, añade: “Este libro continuará siendo altamente efectivo para toda la eternidad”. (WA I, 7, 35/36).

 

En este mismo sentido, Goethe dijó también acerca del profeta:

(Muhámmad) es un profeta y no un poeta y, por lo tanto, su Corán tiene que ser visto como una ley divina y no como un libro humano escrito para la educación o el entretenimiento”. (Noten und Abhandlungen zum Westöstlichen Divan, WA I, 7, 32).

Hoy se conservan en el Archivo de Goethe y Schiller, localizado en Weimar (Alemania), los manuscritos de los primeros estudios coránicos de Goethe

En el Diván, Goethe escribe: 

"¿Es el Corán eterno?
No lo dudo.
Éste el es libro de los libros
Lo creo más allá del deber de los musulmanes (de creerlo así)”.

(WA I, 6, 203)

 

Además de la fascinación que le produce el lenguaje del Corán, así como su belleza y sublimidad, Goethe se siente atraído también por su significado religioso: la Unidad de Dios y la convicción de que Él se manifiesta en Su creación. La multiplicidad y complejidad de los fenómenos naturales indican también la existencia de Un Dios único. Goethe habla de “la grandeza de Dios en lo pequeño” (Gottes Grösse im Kleinen).

En el Diván, Goethe refuta asimismo el dogma cristiano de la divinidad de Jesús y afirma la Unidad de Dios:

“Jesús se sintió puro y reflexionó
únicamente sobre el Dios Único.
Quien le hizo ser un dios
ofende su sagrada voluntad.
Y, de este modo, la verdad tiene que resplandecer,
tal y como Muhammad también logró hacer.
Por medio sólo del nombre del Uno
él gobernó todo el mundo”.

 

18ª respuesta: Michael H. Hart

En 1978, el Historiador Michael H. Hart publicó un libro que se transformó en un Best Seller y fue traducido en 15 Idiomas.

El Top 100: La clasificación o ranking de las 100 personas más influyentes de la Historia

 

Vamos a ver el Top 10:

 

1 -Muhammad (570–632)

2- Isaac Newton (1643–1727)

3 -Jesus Christ (7–2 BC – AD 26–36)

4 -Gautama Buddha (563 BC–483 BC)

5 -Confucius (551 BC–479 BC)

6- St. Paul (5–67)

7 -Cai Lun (50–121)

8 -Johannes Gutenberg (1398–1468)

9 -Christopher Columbus (1451–1506)

10 -Albert Einstein (1879–1955)

 

Michael H. Hart, dijó respecto a su elección del Profeta Muhammad (s.a.s) “Mi elección de Muhammad como el número uno en la lista puede sorprender a algunos lectores y puede ser cuestionado por otros, pero él fue el único hombre en la historia quien ha sido verdaderamente exitoso en ambos niveles: religioso y secular.Michael H. Hart, “Los 100: un ranking de las personas más influyentes de la historia”, Nueva York; Compañía Editorial Hart, Inc., 1978, página 33.

 

 

19ª respuesta: R. Bosworth - Smith

El Reverendo R. Bosworth - Smith escribió en “Muhammad y Muhammadismo” en 1946: “Muhammad era Cesar y Papa (líder político y líder religioso) en uno; pero él no tenía las pretensiones de Papa; y Cesar sin las legiones de Cesar: sin un ejército en pie, sin guardia personal, sin un palacio, sin rédito fijo; si alguien tenía el derecho de decir que él gobernaba por el derecho Divino, ese era Muhammad, porque tenía todo el poder sin sus instrumentos ni ayudas. Él no quería obtener el poder. La sencillez de su vida privada estaba en consonancia con su vida pública.”

 

 

 

20ª respuesta: Alphonse de Lamartine   

Expresó: “Filósofo, orador, apóstol, legislador, guerrero, conquistador de ideas, restaurador de los dogmas racionales y de un culto sin imágenes; fundador de veinte imperios terrestres y de un imperio espiritual, ése es Muhammad. Atendiendo a todos los estándares con los que la grandeza humana puede medirse, podemos preguntarnos: ¿Hay un hombre más grande que él?Lamartine, “Historire de la Turquie”, Paris, 1854, Volumen II, páginas 276 - 277

 

 

21ª respuesta: George Bernard Shaw

 

Famoso escritor dice: “En mi opinión, lejos de ser un anticristo, debe ser reconocido como salvador de la humanidad. Creo que si un hombre como él asumiese el gobierno del mundo moderno, conseguiría resolver todos sus problemas de una manera que es muy necesario para lograr la paz y la felicidad.George Bernard Shaw, “El auténtico Islam”, Singapur, Volumen 1, Número 8, 1936.

 

Referencias:

1-Louis Sédillot, citado del libro “El Islam, entre la equidad y la ingratitud”, página 134.

2- Karen Armstrong, “Muhammad: biografía del Profeta”, página 19.

3- Karen Armstrong, “Muhammad: biografía del Profeta”, página 393.

4- Dyson, “Muhammad Bin Abdullah”, página 59.

5- Reinhart Dozy, “Suplemento a los diccionarios árabes”, Introducción del libro.

6- Gustave Le Bon, “Civilización árabe”, páginas 128 – 129.

7- Gustave Le Bon, “Civilización árabe”, página 127.

8- Laura Veccia Vaglieri, “Una interpretación del Islam”, páginas 11 – 12.

9- Véase Abbas Mahmud Al Aqqad, “Los hechos del Islam y la falsedad de sus opositores”, página 227.

10- Thomas Carlyle, “Los héroes”, página 76.

Go to top TOPlist