Banner
Domingo 21 Septiembre 2014, 24 Zil-Qada 1435

There seems to be an error with the player !

Twitter

 

              Los Derechos de la Mujer en el Islam

 

 

 

 

Introducción:

 

JavaScript is disabled!
To display this content, you need a JavaScript capable browser.

 

 

Durante miles de años, con contadas excepciones la mujer ha estado siempre sometida y dominada por el hombre, quien le restringió sus derechos y libertades, así como pisoteó y humilló su personalidad y orgullo.

 

La historia nos demuestra como en Europa y en todo el mundo la mujer era despreciada, se le trataba sin darle ninguna importancia, los sabios y filósofos discutían sobre ella, si poseía alma o no, y en caso de tener alma ¿sería humana o animal? y suponiendo que si posee un alma humana, entonces, su posición social en cuanto al hombre, es la posición de los esclavos, o es un poco más elevada que ellos.

 

En otras civilizaciones como la del Imperio Romano que abarca casi 10 siglos, en el años 500 antes de nuestra era hasta 476 de nuestra era, la mujer se encontraba en una tutela permanente de su padre o de su marido. La mujer no podía sin ayuda o consentimiento previo del tutor escoger a su futuro esposo o contraer matrimonio, tampoco podía disponer de sus bienes, testar o ejercer cualquier actividad.

 

La religión Cristiana presenta a la mujer como un ser dependiente del hombre. En la Ley Mosaica, tradición de la religión judeocristiana, la opinión de la mujer podía ser rechazada por su padre o marido, no podía divorciarse y las hijas, por ejemplo, sólo podían heredar en ausencia de hijos varones. En el artículo " La Mujer en el Islam y en el Judeocristianismo" se habla detenidamente de estos temas y de otros similares.

 

Esta situación de la mujer continuó por mucho tiempo, sin que existiera ningún cambio práctico, aproximadamente hasta el año 1.900 una mujer tenía difícilmente algún derecho, la peor catástrofe que ha afectado a la mujer, llegó con la Revolución Industrial, ellas eran explotadas por ser más baratas como trabajadoras que el hombre.

 

Entre los principales logros en la emancipación de la mujer fue la legislación de 1.882, por medio de la cual se decretó, que en adelante las mujeres de Gran Bretaña gozarían del privilegio sin precedentes de quedarse con el dinero que ganasen. En 1.893, Nueva Zelanda consigue convertirse en el primer país en permitir que las mujeres puedan votar sin ningún tipo de restricciones.


 

No hay ninguna duda sobre el hecho de que la revelación coránica fue una verdadera revolución en el modo de vida de los árabes beduinos de Arabia y sobre todo en la nueva concepción que tenía el Corán de la mujer. Esta mujer árabe que estaba viviendo en las peores condiciones, sin derecho alguno, ha visto cambiar su vida de una manera increíble con la llegada de la revelación del Sagrado Corán . Que vino anunciando la igualdad de hombres y mujeres en la vida, el honor, la dignidad y en la sociedad en general, respetando los bienes de ambos (hombres y mujeres). Dios nos dice en el Corán, que los bienes de todas las personas son sagrados y por lo tanto está prohibido desestimarlos o ignorarlos directa o indirectamente, todos estos derechos son comunes a hombres y mujeres sin ninguna distinción. El profeta mismo ha sufrido mucho para cambiar la mentalidad de esos árabes tremendamente duros con las mujeres, hay miles de dichos del profeta donde se destaca su ternura, bondad y amor por ellas. El Corán y la Sunna (Tradición Oral y Escrita del Profeta Muhammad (s.a.s), son fuentes de las cuales cada musulmán obtiene todos sus derechos y obligaciones.

 

 

 

Dios dice en el Corán:  

2:187 "Ellas son una vestimenta para vosotros y vosotros sois una vestimenta para ellas." 

 

Si la igualdad absoluta entre los miembros de un mismo sexo es imposible por sus diferencias naturales en cuanto a su fuerza y otras cualidades, definitivamente será imposible igualar los sexos opuestos. Dios Enaltecido sea, dice en el Sagrado Corán:

 

51:(49) "Y en todo hemos creado opuestos, para que tengáis presente que sólo Dios es Uno."

 

Incluso los átomos tienen esta dualidad, con roles interrelacionados y complementarios de las partículas e iones negativos y positivos y sin embargo cada uno es una parte integral de todo el sistema binario de la vida. La mayoría de los seres vivos tienen su femenino y masculino para reproducirse. Como nos enseñan las ciencias biológicas, todos los mamíferos tienen rasgos similares en sus estructuras moleculares y glandulares que determinan la diferencia de género. Estos rasgos físicos, psicológicos y sexuales básicos tienen un efecto determinante en otros aspectos de la vida. Es natural que un hombre necesite y encuentre plenitud con una mujer y que una mujer sienta lo mismo por un hombre, porque han sido creados uno del otro y uno para el otro. Tienen un lazo inseparable y ninguno puede sentirse completo sin la presencia del otro como su cónyuge legal y honorable, como dijo Dios en el Corán:

 

49:(13) ¡Oh gentes! Ciertamente, os hemos creado a todos de varón y hembra, y os hemos hecho naciones y tribus, para que os reconozcáis unos a otros. Realmente, el más noble de vosotros ante Dios es aquel que es más profundamente consciente de Él. Ciertamente, Dios es omnisciente, consciente de todo.

 

 

Mencionaremos algunos de los derechos de la mujer en el Islam:

 

 

Los Derechos Humanos

 

El hombre y la mujer, son iguales en cuanto a su humanidad. El Islam no categoriza a la mujer, por ejemplo, como la fuente del mal por el pecado original, que echó a Adán del Paraíso o que ella sea la causa del mal en el mundo, como sostiene la doctrina judeocristiana y ciertasfábulas, como la mitología griega que sostiene que la Mujer había abierto la caja de Pandora que contenía todos los vicios de la humanidad.

 

Dios Enaltecido dice en el Sagrado Corán:

 

4:(1) ¡OH GENTES! Sed conscientes de vuestro Sustentador, que os ha creado de un sólo ente vivo, del cual creó a su pareja y de esos dos hizo surgir a multitud de hombres y de mujeres.  Y manteneos conscientes de Dios, en cuyo nombre os reclamáis mutuamente [vuestros derechos], y de estos lazos de parentesco. ¡En verdad, Dios os observa continuamente!

 

Y dice también:

 

75:(36) ¿PIENSA, acaso, el hombre que se le dejaría hacer a su antojo?

(37) ¿No fue una vez una simple gota de esperma eyaculada,

(38) y luego se convirtió en una célula embrionaria –y entonces Él [lo] creó y le dio forma con arreglo a su función,

(39) e hizo a partir de ello los dos sexos: varón y hembra?

(40) ¿No es, pues, capaz Él de devolver la vida a los muertos?

 


Dios Exaltado dice en otra Versículo:

 

3:195:"No dejaré que se pierda la labor de ninguno de los que se esfuerzan por Mi causa, sea hombre o mujer: cada uno de vosotros ha surgido del otro.”

 

El Credaor ilustra en estos versículos que Él ha creado a ambos sexos de una misma fuente. No hay diferencia entre los sexos en cuanto a las cualidades humanas y cada uno es un complemento del otro como dos géneros de la misma especie.

 

El Islam abolió y derogó todas las leyes previas que eran injustas y que consideraban a la mujer de naturaleza inferior o causante del pecado original.

 

El Profeta Muhammad (s.a.s) dijo:

"Las mujeres son hermanas de los hombres".[Transmitido por Abu Da’wood, Tirmidi y otros] 

 

 

Derecho de igualdad

 

El Creador prevé las situaciones de discriminación y remarca la igualdad entre el hombre y la mujer. En este sentido, es paradigmático el capítulo 33 versículo 35, en la que Dios Exaltado proclama 10 veces la igualdad de cualidades y las mismas recompensas por su obediencia y los mismos castigos si lo desobedecen en este mundo y en el Otro.

 

33:(35) EN VERDAD, para [todos] los hombres y mujeres que se han sometido a Dios, los creyentes y las creyentes, los hombres y mujeres realmente devotos, los hombres y mujeres fieles a su palabra, los hombres y mujeres pacientes en la adversidad, los hombres y mujeres humildes [ante Dios], los hombres y mujeres que dan limosna, los abstinentes y las abstinenteslos hombres y mujeres que guardan su castidad, y los hombres y mujeres que recuerdan mucho a Dios: para [todos] ellos ha preparado Dios perdón de los pecados y una magnífica recompensa.

 

Dios dice en otro versículo:

 

9:(72) Dios ha prometido a los creyentes y a las creyentes jardines por los que corren arroyos, en los que permanecerán, y hermosas viviendas en jardines de felicidad perpetua: pero la complacencia de Dios es la mayor felicidad de todas --pues este es, precisamente, el triunfo supremo.

 

Las enseñanzas coránicas son básicamente normativas y trascendentales y, por lo tanto, todas las prescripciones sobre mujeres están basadas en derechos, trascendiendo la constricción del tiempo y el espacio.

 

Dios dice en el Corán:

 

2:228…En justicia, los derechos de las mujeres [con respecto a sus maridos] son iguales que los derechos de estos con respecto a ellas…

 

 

El hombre y la mujer tienen las mismas obligaciones religiosas. El Testimonio de Fe (Shahadah), las Oraciones Diarias (Salat), la Caridad (Zakat), el Ayuno (Siam) y la Peregrinación (Hayy) deben ser realizados por ambos sexos. En algunos casos, se le facilitan ciertas obligaciones a la mujer para aliviarla, por ejemplo, en relación a su salud y a su condición física, cuando una mujer está menstruando o sufre del sangrado del posparto, está absuelta de rezar y de ayunar. Luego recuperará los días perdidos de ayuno, pero no las oraciones perdidas para que no sean una carga.

 


El Sheij "Muhammad Mutawali ash-Sharawi" uno de los grandes Exegetas del Corán del Siglo 20 dijo: 

 "Desde el comienzo de la creación, el hombre ha sido diferenciado de la mujer. Uno complementa al otro, por eso, creemos que tan precisa división de género implica dos misiones diferentes en la vida, sino, no habría necesidad de hacer diferentes sexos.

Esto indica que, si bien ambos son seres humanos, cada sexo tiene sus propios méritos. Hay ciertas cosas que son obligatorias para el hombre por su predisposición natural y, de igual modo, es para la mujer. Aún así, ambos son seres humanos y tienen muchas características en común."

 

En cierto sentido, la igualdad entre el hombre y la mujer es posible y razonable porque ambos son seres humanos, pero Según "The Journal of the American Medical Association": "El cuerpo de la mujer y el del hombre son diferentes, no sólo algunos órganos son específicos de su cuerpo (como la próstata y el útero), la fisiología, o funcionamiento del cuerpo, es diferente entre hombre y mujer. El sexo, la constitución biológica de cada individuo (basada en sus genes y cromosomas), es diferente de un sexo a otro. Como consecuencia las enfermedades y problemas médicos se manifestarán de forma diferente y sus necesidades de asistencia sanitaria no serán las mismas. Según investigaciones médicas." (January 22/29, 2003-Vol 289, Nº 4)

 

Teniendo en cuenta esta investigación médica, podemos concluir que tanto hombre como mujer son seres humano pero con una importante diferenciación tanto a nivel Fisiológico, morfológico como psicológico.

El Islam deja claro no sólo, que los hombres y las mujeres son iguales, sino que además son complementarios, ser iguales no significa ser idénticos, los derechos y obligaciones que otorga el Islam a la mujer son iguales que los del hombre, aunque no sean necesaria ni absolutamente idénticos debido a la distinción en los aspectos morfológico, fisiológico y psicológico de cada uno ellos.


Dios dice en el Sagrado Corán:

 9:(71) Y Los creyentes y las creyentes están próximos unos de otros: [todos] ellos ordenan la conducta recta y prohíben la conducta inmoral, son constantes en la oración, pagan el impuesto de purificación y obedecen a Dios y a Su Enviado. Sobre esos derramará Dios Su misericordia: en verdad, Dios es todopoderoso, sabio. 

 

La mujer tiene las mismas obligaciones morales y los mismos derechos que el hombre en cuanto a cuidar su castidad, integridad, honor y respeto. No se permiten ambigüedades, por ejemplo, quienes acusan falsamente de adulterio o fornicación a una mujer casta, son castigados públicamente, tal como si acusaran a un hombre. Dios Altísimo dice en el Sagrado Corán:


24:(4) Y aquellos que acusan de adulterio a mujeres castas, sin poder presentar luego cuatro testigos [en apoyo de su acusación], dadles ochenta azotes; y en adelante no aceptéis jamás su testimonio --¡ pues esos, precisamente, son los verdaderamente depravados! 

 


Derechos Económicos


Al igual que el hombre, la mujer está calificada y puede realizar cualquier transacción comercial o financiera. Según la ley Islámica, una mujer puede tener, comprar, vender o realizar cualquier transacción sin el consentimiento de un tutor y sin imponérsele ninguna restricción o limitación. Sin duda esto es un concepto que no se empezó a aplicar en la mayoría de las sociedades occidentales hasta finales del siglo 19.

 

Dios dice en el Coran:

4:32: No codiciéis lo que Dios ha concedido a unos más que a otros. Los hombres obtendrán su parte de lo que ganaron, y las mujeres obtendrán su parte de lo que ganaron. Pedid a Dios que os conceda Su favor. Alá es conocedor de todas las cosas.

 

La  mayor responsabilidad económica otorgada a los hombres requiere que ellos provean a las mujeres con no sólo la manutención sino la protección física y un trato bondadoso y respetuoso.

 

Dios dice en el sagrado Corán:

4:(34) LOS HOMBRES son responsables del cuidado de las mujeres en virtud de lo que Dios les ha concedido en mayor abundancia a ellos que a ellas, y de lo que ellos gastan de sus bienes

 

Por el contrario, la mujer no tiene responsabilidad financiera alguna, excepto la pequeña correspondiente a sus gastos personales, las cosas lujosas que desee tener. Goza de seguridad económica y está mantenida. Si es esposa, la provee el marido; si es madre, el hijo; si es hija, el padre y, si es hermana, el hermano..

 

 La mujer en el Islam no está obligada en ningún momento a compartir sus bienes con su marido, esos bienes ( La dote, el salario, las propiedades, la herencia familiar, etc) al ser de su esclusiva propiedad puede gastarlos e invertirlos como ella quiere, disponiendo por ello de su propia cuenta bancaria, ella tiene el poder y las habilidades para ello. Si algún día fracasa el matrimonio esos bienes le dan la oportunidad de ser independiente económicamente, de esta forma podría conseguir su máxima independencia después del divorcio.            

 

La mujer en el Islam tiene derecho a recibir su herencia, derecho que era impensable en muchas sociedades. Este tema está ampliamente tratado y explicado en detalles en el artículo: "la Herencia de la mujer en el Islam."

 

Dios dice en el Coran:

4:(7) A LOS HOMBRES les pertenece una parte de lo que dejen los padres y los parientes, y a las mujeres les pertenece una parte de lo que dejen los padres y los parientes, sea poco o mucho -- es una parte prescrita por Dios. 

 

 

Derechos Sociales

 

El Islam le otorga a la mujer los mismos derechos que al hombre en cuanto a la educación.

 

El Profeta Muhammad (s.a.s) dijo: "Buscar el conocimiento es una obligación de cada musulmán (sea hombre o mujer)." Transmitido por Ibn Majah y al-Baihaqi.

 

El Profeta también dijo: "Quien se haga cargo de tres hijas mujeres y las eduque bien, las case y las trate con buenos modales tendrá su recompensa en el Paraíso.." [Transmitido por Ahmad e Ibn Habban]

 

El Profeta Muhammad declaró hace más de 14 siglos que no hay distinción entre hombre y mujer a la hora de buscar la sabiduría.

 

Esto incluye el conocimiento del Corán y los Hadices así como también otro tipo de conocimientos. Los hombres y las mujeres poseen la capacidad de aprender y comprender. Ya que es también su obligación promover el buen comportamiento, y condenar el malo de este en las esferas de la vida. Las mujeres musulmanas deben adquirir la apropiada educación para realizar esta tarea de acuerdo a sus propios talentos e intereses naturales.


-La mujer musulmana como esposa tiene derecho a conservar su propio apellido sin tener que adoptar él del marido como lo que ocurre en la sociedad occidental. En el Islam no sólo son marido y mujer, sino que además son compañeros, así que la conservación del apellido de la mujer permite una cierta independencia tanto de la mujer como del hombre.

-Con respecto a la mujer como madre, El Islam le ha otorgado la medalla de Oro, de Plata y de Bronce, quedándose el Hombre con un pequeño detalle simbólico.

 

Un día, un hombre vino a preguntar al Profeta Muhammad (s.a.s): "¿Quién tiene más derecho a ser tratado con la mejor cortesía y el mejor respeto?, y el profeta dijo: "Tu madre", el hombre preguntó: "¿Y quién después?", "Tu madre", respondió otra vez el profeta. De nuevo el hombre preguntó: "¿Y quién sigue?", "Tu madre". El hombre preguntó por cuarta vez: "¿Y quién después?", "Ahora tu padre", dijo el profeta. [Bujari y Muslim] 

 

Basta recordar el famoso dicho del Profeta Muhammad (s.a.s): "El paraíso está en los pies de las madres".

 


Derechos Políticos


Un derecho otorgado a las mujeres musulmanas por su Creador hace más de 1431 años, es el derecho a votar. En cualquier asunto público, una mujer puede hacer oír su opinión y participar en la política. Un ejemplo de ello, lo encontramos en el Corán:

 

60:(12)Oh Profeta! Cuando acudan a ti las creyentes para jurarte fidelidad, [comprometiéndose a] que [en lo sucesivo] no atribuirán divinidad a nada excepto a Dios"

 

Así pues, una vez "comprobada" su creencia en la medida de lo posible, el Profeta (s.a.s) –o, en épocas posteriores, el jefe del estado islámico o comunidad de musulmanes— puede aceptar su juramento de fidelidad (baiaa), con el que concluye, por así decirlo, su "examen".

 

Hay muchos ejemplos que se constatan de mujeres que han participado en política, se encuentra en el propio Corán. "Bilqlis", más conocida como "la Reina de Saba", destaca por su gran capacidad y astucia. De igual forma, otras mujeres siguieron su ejemplo, como ocurrió con "Shajar Ad-Durr", que tomó el mando de Egipto a la muerte de su marido, dirigiendo la resistencia a Luis IX. No menos espectacular fue el trabajo desempeñado por "Arwa Bint Ahmad", que dirigió Yemen y cambió la dedicación del país de las armas a la agricultura.

 

 

Derecho al Divorcio

 

En el Corán, tanto los hombres como las mujeres pueden solicitar y obtener el divorcio. En el caso de que sea el marido quien divorcie a la mujer (Talaq), el Corán deja muy claro que ella debe conservar la casa, excepto en caso de que ella haya cometido adulterio. Si la mujer rechaza su derecho a conservar el hogar conyugal, el hombre debe darle provisión y despedirla  de manera honorable. 


Dios dice en el Corán a este respeto:

33:49 "..proveedlas [ya] de lo necesario, y dejadlas ir con delicadeza." 

 

En el caso de que sea la mujer quien divorcie al hombre ( jul‘ ), si no existe un motivo importante, será ella quien deba devolver el regalo recibido con el contrato matrimonial ( mal llamado "dote", que es justo lo contrario). Por cierto que la traducción habitual de la palabra árabe "Talâq" (divorcio) por "repudio" es una falacia."Talâq" proviene del verbo "soltar, dejar ir"  

 

 


Derecho a Trabajar

 

La mujer en el islam al igual que el hombre tiene también derecho a trabajar, aunque a diferencia de él, ella no está obligada a realizarlo. El dinero que obtiene la mujer de ese trabajo es para ella, puesto que al esposo le corresponde la manutención de la familia, es decir que la mujer musulmana no está obligada en ningún momento a compartir sus bienes con su marido, esos bienes ( la dote, salario, propiedades, herencia familiar,etc) son su esclusiva propiedad puede gastarlos e invertirlos en lo que ella crea necesario y/o pertinente, disponiendo por ello de su propia cuenta bancaria.

 

Dios dice en el Corán:

4:32 " Los hombres obtendrán su parte de lo que ganaron, y las mujeres obtendrán su parte de lo que ganaron. "

 

Las mujeres participaron activamente en la organización del Islam, en los juramentos de fidelidad al Profeta, en su defensa, y emigraron de la Meca a la Medina en pie de igualdad. Participaban y opinaban en las asambleas (shûrà) y dirigieron oposiciones contra las mayorías. Las mujeres musulmanas trabajaron en las labores de regadío, en las de la agricultura en general, en las industrias artesanales, en la dirección de los trabajos, en la salud, en la limpieza y en labores domésticas, lo que les permitía llevar una vida digna para ellas y para sus familias.

Precisamente porque se reconocía el derecho de la mujer al trabajo y a la propiedad, el Islam gravó sobre ella el impuesto del Zakat (ayudar a los necesitados), al igual que pesa sobre cada varón. Y el Zakat (ayudar a los necesitados) no es otra cosa que colaborar en la construcción del Islam, por lo que el esfuerzo de las mujeres es igual de meritorio que el de los hombres. Con su aportación, la mujer se destacaba como participante en todo.